Estos nanogeneradores pueden producir energía del contacto del neumático con la carretera

Estos nanogeneradores pueden producir energía del contacto del neumático con la carretera

Un grupo de investigadores ha desarrollado nanogeneradores capaces de recoger la energía que genera el neumático en contacto con el asfalto. Una pequeña revolución enfocada a mejorar la eficiencia de los coches eléctricos.

La revista Nano Energy ha publicado el trabajo de grupo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, junto a científicos en China, han conseguido un hito que puede convertirse en un arma increíble para que el coche eléctrico sea, de verdad, una realidad. En este proyecto han logrado desarrollar un nanogenerador que puede recoger la energía que se desprende del roce entre el neumático y la carretera.

Este internacional equipo ha conseguido desarrollar nanogeneradores con un solo electrodo que podría ser incorporado en el neumático. El funcionamiento, según la publicación, es relativamente sencillo: cuando la parte del neumático que contiene el electrodo entra en contacto con el pavimento, la fricción entre el caucho y el asfalto crea una capa eléctrica conocida como efecto triboeléctrico, es decir, un tipo de electrificación causado por el contacto con otro material.

La cantidad de energía producida es proporcional al peso del coche y a su velocidad.

Los investigadores aseguran que la energía que se pierde por este principio podría ser una nueva vía para mejorar la eficiencia energética de los automóviles. Desde hace años se estima que la energía que se pierde por el rozamiento entre el coche y la carretera es causante de hasta un 10% del consumo total del vehículo. Esta energía se desperdicia y el objetivo es recuperar una parte de la misma. Si hablamos de cifras, significaría que un coche eléctrico con 200 kilómetros de autonomía podría tener entre 10 y 15 kilómetros más (los investigadores no dejan claro si la eficiencia sería del 100% por lo que es razonable considerar alguna pérdida).

Esta energía sería almacenada en las baterías de los coches eléctricos pero también en modelos con sistemas híbridos o microhíbridos para conseguir que la recuperación de la energía sea mayor, aumentando por tanto la autonomía o haciendo que ésta se reduzca con mayor lentitud. Todavía no hay fecha para la llegada al mercado, pero confío en que sea junto a la nueva generación de baterías que se espera en 2020.

Ver enlace: hipertextual.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información