Ganvam recuerda la importancia de hacer bien las ordenes de reparación, presupuestos y facturas

Ganvam recuerda la importancia de hacer bien las ordenes de reparación, presupuestos y facturas

Los talleres elaboran habitualmente en su actividad diaria órdenes de reparación, presupuestos y facturas desglosadas que luego entregan a sus clientes. Pero, ¿qué información deben incluir en estos documentos? La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) da respuesta este mes a través de su libro 'Las preguntas fundamentales del sector automoción y las soluciones de Ganvam' a las dudas más frecuentes con que deben enfrentarse diariamente los talleres de reparación.

Según la patronal, las órdenes de reparación, que hacen a su vez de resguardo de depósito, justifican la entrega del vehículo en el taller y recogen cada una de las operaciones que deben realizarse en el automóvil. Este resguardo debe incluir el número del taller, identificación fiscal y domicilio; nombre y domicilio del cliente; identificación del vehículo (marca, modelo, matrícula, kilómetros recorridos, etc.); descripción sucinta de la reparación y/o servicios a prestar con sus importes si ya fueron conocidos; fecha prevista de entrega del presupuesto solicitado o vehículo reparado, así como la fecha y firma del prestador del servicio.
Al mismo tiempo, el presupuesto, firmado por el taller y el cliente, hará también las veces de resguardo. Su contenido coincide con el del resguardo de depósito pero éste también debe indicar su validez, que debe ser como mínimo de doce días hábiles.

En caso de que el presupuesto no sea aceptado por el cliente, el vehículo deberá devolverse en las mismas condiciones en las que fue entregado, aunque podrá cobrarse la confección del presupuesto si se ha hecho constar en la orden de reparación las operaciones necesarias para detectar la avería y el precio de cada una de ellas.

A su vez, la renuncia al presupuesto debe constar en el resguardo de depósito. Algunas comunidades autónomas, como Asturias y la Comunidad de Madrid, exigen que conste la mención “renuncio al presupuesto” escrita por el propio cliente. En el resto de regiones, basta con su firma.

Además, a la hora de expedir una factura, el taller deberá entregarla al cliente firmada, sellada y debidamente desglosada, especificando los cargos devengados, las operaciones llevadas a cabo y las piezas utilizadas, así como las horas de trabajo realizadas. Algunos decretos autonómicos como el de la Comunidad de Madrid exigen también que en las facturas se indique la duración de la garantía.

Ver enlace: www.autoprofesional.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información