Suspensión Magnetic Dampers

Suspensión Magnetic Dampers

Si eres propietario de un Range Rover Sport, un Audi TT o un Ferrari FF es posible que estés disfrutando de las ventajas que aporta la suspensión adaptativa Magnetic Ride Control, que fue desarrollada por General Motors. Variando la corriente eléctrica a través de un fluido ferroso los amortiguadores pueden ajustar su rigidez en respuesta a las condiciones de la conducción. Actualmente la firma norteamericana, propietaria de la patente, cuenta ya con su tercera generación, que montan deportivos de la talla del Chevrolet Corvette Stingray. La principal mejora reside en una segunda conexión que permite al fluido una transición suave entre el estado más duro y firme; y el más blando y confortable, evitándose el retraso que sufrían antiguamente las partículas.



Ver enlace: http://www.autobild.es/

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información