Un mecánico intenta quemar el coche de una clienta con ella dentro al no saber arreglar la avería

El hombre, que ha sido detenido, colocó en el vehículo un sistema compuesto por dos pequeños botes de gasolina unidos a varias cerillas

La Guardia Civil ha detenido por presunto homicidio en grado de tentativa y daños a un mecánico que intentó quemar el vehículo en marcha de una clienta con ella dentro porque, según ha declarado, después de tres años intentando arreglarle una avería se agobió tanto que quiso destruir el coche.
Los hechos ocurrieron en una localidad del Poniente de Granada cuando el detenido, mecánico de profesión, colocó en la parte posterior del vehículo un sistema compuesto por dos pequeños botes con gasolina que estaban unidos a varias cerillas asociadas a un simple sistema de ignición formado por una cuerda y un rascador.

La cuerda estaba unida a una rueda trasera del vehículo, de modo que al ponerse el coche en marcha ésta se tensaba y el rascador encendía las cerillas con la fricción mientras que la gasolina salía de los botes, ha informado este viernes la Guardia Civil en una nota. La víctima, una vecina de la misma localidad, utilizó el coche el pasado día 9 para llevar a su hija y tras recorrer unos metros notó un fuerte olor a cerillas quemadas y vio por el retrovisor que la parte trasera del vehículo estaba ardiendo.
Tras sofocar el incendio con extintores, denunció los hechos ante la Guardia Civil, que encontró en el coche restos de lo que podía ser un sistema de ignición, así como las botellas con gasolina sujetas con cinta adhesiva. Los agentes centraron su investigación en un mecánico que en los últimos años había realizado varios trabajos de reparación al vehículo sin que hubiera logrado encontrar la avería.

Durante su declaración, el hombre se derrumbó y reconoció que había sido él quien había intentado quemar el coche y que era la segunda vez que lo hacía, aunque la primera vez, el pasado mes de marzo, solo provocó en el coche daños de escasa consideración. El detenido ha declarado que llevaba unos tres años intentando arreglar una avería del coche, al que colocó piezas de segunda mano que la víctima le proporcionaba porque no le dejaba poner piezas originales, motivo por el que la avería no se reparaba y él no podía cobrar su trabajo.
Después de tres años, esta situación le estaba "agobiando tanto" que ideó este sistema con la intención de causar daños al vehículo, pero no personales, según su testimonio.

Ver enlace: elconfidencial.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información